Aquí tenemos un claro ejemplo de que para analizar un rostro debemos tener en cuenta todos los factores.

En este caso, vemos dos caras alargadas que nos podrían transmitir rasgos comunes de personalidad, pero, sin embargo, cada una de ellas, presenta una tonicidad diferente.

La tonicidad en la PSICOMORFOLOGÍA se define como elemento directamente observable en las carnes que recubren el esqueleto y en la firmeza y vivacidad de los sentidos.

Así en una cara con carnes tónicas puede haber sentidos átonos…y otras diferencias.

¿Lo sabías? te leemos en comentarios…🤗🤗